Problemas de conducta derivados de problemas neuronales

Muchos de los “problemas de conducta” bajo el punto de vista humano, en nuestros perros, como pueden ser los miedos, la tristeza, los comportamientos agresivos y la falta de atención a su guía,  tienen un fondo mas profundo de lo que imaginamos.
Los Neurotransmisores son sustancias que el cuerpo produce y las usa para enviar información de una parte del sistema nervioso a otra.
Estas sustancias químicas afectan a partes del cerebro, qué a su vez afectan al comportamiento del perro.
Algunos de los neurotransmisores más importantes que influyen en el comportamiento canino son la dopamina, la serotonina, y el glucamato.
La Dopamina;En esta sustancia están la coordinación motora, y el tiempo de reacción. Afecta al la parte encargada del placer en el cerebro, por lo que una disminución en sus niveles puede incurrir en una falta de disfrutar de las cosas de la vida y de las cosas positivas.Por el contrario, un exceso de dopamina, puede inducir a conductas impulsivas, agitación  e hiperactividad.

La Serotonina;Esta sustancia,el la sustancia quimica de la felicidad y regula los ciclos del sueño, el humor y el dolor.Mantener un nivel medio en la actividad de la serotonina en el cerebro es muy importante para regular un control e los impulsos y reducir la agresividad.Una baja actividad de esta sustancia puede producir ansiedad, dificultades en el aprendizaje, disminución en el control de los impulsos y mayor agresividad. Por el contrario el aumento de la actividad de la serotonina disminuye los comportamientos agresivos.
El Glutamato y el Acido GABA;
El glutamato transmite mensajes excitatorios, mientras que el GABA es el principal neurotransmisor inhibitorio. Estas dos sustancias se equilibran la una a la otra y controlan la actividad nerviosa. Trabajan juntos para hacer funcionar el cerebro a la velocidad adecuada.Si uno de ellos se descompensa, la actividad nerviosa podría dejar de funcionar efectivamente.
No todos los problemas conductuales vienen derivados del desequilibrio de estas sustancias, por lo que indicamos no volcarnos plenamente en ellas y poder descartar  otras posibles causas.
Es recomendable contactar con un veterinario  ó especialista en comportamiento canino, el cual nos guiará en el mejor camino para ayudar a nuestro compañero

Distimia o trastorno bipolar

Distimia , dominancia o ficción?   

 Se conoce como distimia a lo que comúnmente es llamado trastorno bipolar, el cual se caracteriza por el salto de estados anímicos, puede ser de la tranquilidad a un estado maníaco o depresivo y viceversa.

Es una afección neurológica y las teorias hablan de una variante de epilepsia,  una forma canina de esquizofrenia, niveles bajos de serotonina en el cerebro, y disfunciones del tiroides

Es un problema Neurológico muy frecuente en los Cocker Spaniel, pero no característico de una raza específica.

Se le ha catalogado como sindrome del Cocker Rojo por presentarse con frecuencia en ejemplares de color sólido,  y en particular parece ser que el rojo es el más propenso a ser afectado por la enfermedad, pero la gran mayoría de los Cocker dorados tiene una vida como la de cualquier otro.

Aunque el número de animales afectados es muy pequeño ,además del Cocker este problema se ha encontrado además en el Cocker Americano, el Bouvier de Berna, Siberian Husky, Chesapeake Bay Retriever,  Dobermann,  Bull Terrier,  Springer Spaniel, Pastores Alemanes, Golden Retriever,  Montaña de los Pirineos y San Bernardo.

La manía se caracteriza por ser una sensación placentera, provee de energía a quien lo padece y podría aunarse con la obsesión o posesion de ciertos objetos, personas e inclusive hábitos, impidiendo la convivencia entre los miembros de la familia y generando exclusividad por medio de la agresión.

La distimia puede ser monopolar, esto quiere decir que la mascota puede tener variaciones en su estado anímico que vayan en una sola dirección o bipolares, es decir, que varíen entre la alegria incontrolada y la depresión sin causa aparente.

Este tipo de trastornos son provocados por un fallo cerebral, un desequilibrio químico que provoca una inestabilidad y que puede y debe ser tratado por un médico veterinario en conjunto con un educador canino. Es importante que no se confunda la depresión de un perro con la distimia, pues el tratamiento es distinto.

La única manera de descubrir cuál es el que sufre la mascota es observar detenida y atentamente al perro, pues el veterinario hará preguntas específicas para dar el diagnóstico acertado así como recomendar un adiestramiento para que el perro aprenda y tenga las herramientas para controlarse.

Algunos síntomas:

Actitud dominante que no cesa y aparentemente no tiene sentido

Agresión inmediata que se dispara instantáneamente

Tristeza que no tiene ningún origen externo aparente

El tratamiento para las mascotas que sufren de este trastorno debe ir acompañado de una educación ,un adiestramiento especial (sin castigos) , y con frecuencia el uso de suplementos timoreguladores.

Estos perros son propensos a sobre reaccionar a los castigos y ello los puede volver agresivos o hacerlos caer en un estado depresivo del que sea difícil sacarlos.

El uso de un bozal puede sonar como una medida extrema para algunos dueños pero debe ser reconocida como algo necesario, pues así se evitan mordidas a todos aquellos que se encuentren con la mascota al momento de ser entrenado o de estar reforzando dichas conductas.

Los fármacos son una ayuda para lograr un equilibrio en la química cerebral de la mascota y así mejorar notablemente su comportamiento. Desgraciadamente, el reconocimiento de este mal en la veterinaria es relativamente nuevo y muchas mascotas han sido sacrificadas debido al desconocimiento del problema. No caigamos en la recurrente agresividad por dominancia, ya que es de vital importancia, poder identificar y determinar el problema antes de comenzar cualquier tratamiento.

Comportamientos innatos de los perros

Comportamientos innatos en los perros

Ante todo hay que decir que los perros son.
Animales, depredadores, cognitivos y son muy, muy sociales,
NO SON PERSONITAS Ó BEBES CON PELO
Para ellos es completamente normal, ya que viene de serie en su genética y como depredadores que son;
Roban comida – ¡Lo que no este atado no tiene dueño ¡
Rebuscan en la basura, como esto no lo come nadie no se va 
a desperdiciar!!!
Perseguir bicicletas o gatos o todo aquello que se mueva. 
Muerden y desgarran (como no tienen manos usan sus dientes para todo) seamos conscientes que debajo de esos belfos se esconden un mogollón de dientes que con frecuencia suelen hacer daño. 
Juegan a morderse y empujarse bruscamente, es lo normal para aprender a controlarse.
Se enseñan los dientes, se persiguen ladrando,comen lo que encuentran en el suelo, se ponen encima de otros perros, intentan montarlos, se tiran al suelo, etc…
Todos estos comportamientos, son innatos en ellos, por lo que castigarlos o evitarlos, seria caer en un gran error. Los perros necesitan por naturaleza estar con otros perros, olisquearse el trasero, y esto no lo pueden hacer a distancia. El mayor porcentaje de “Problemas” de comportamiento vienen de aquí. 

Lo ideal seria adaptar y moldear esos comportamientos a nuestro mundo cívico, con educación y cordura por nuestra parte,Para ayudar al perro, a ser perro en un mundo de personas

Conductas inadecuadas o problema de comportamiento

¿qué es “conducta inadecuada” o “problema de comportamiento”?

Definimos como “inadecuada” toda pauta de acción constante en su manifestación y antisocial desde el punto de vista humano que muestre el perro. Muchas cosas que nos molestan de nuestros compañeros son innatas en ellos.
El propietario de un animal con problemas de conducta suele sentirse culpable de la conducta de su animal por dos motivos: creencia de haber llevado a cabo una crianza inadecuada y/o creencia de que debería haber sabido corregir el problema. Sabemos que quien recurre a nosotros está muy preocupado por la situación de su perro y que, si sabemos eliminar estas creencias colaborará de forma activa y entusiasta con nosotros. Sin esta colaboración suele ser imposible obtener resultados completos.

En nuestra experiencia, hemos podido observar como han ido cambiando los hábitos diarios y rutinas del trabajo, por lo que el tiempo dedicado a nuestros animales puede haberse visto afectado en gran medida. 

Las conductas agresivas entre perros o hacia personas , ladridos excesivos, estrés, ansiedad por separación, morderse o chuparse la patas, pueden ser algunos ejemplos de que algo no va del todo bien en nuestros perros . Si no disponemos del tiempo suficiente para que nuestro perro y nosotros disfrutemos juntos, hagamos que ese tiempo sea de Calidad